Hotel Nueve Ríos

Valdivia

Un Hotel con historia

La casona que da origen al Hotel Nueve Ríos parece ser lo que en jerga arquitectónica alemana se denomina un “blockhaus” primitivo, de estilo neoclásico tardío ( >1930) . Hacia 1850 en el sur del país, el territorio nacional estaba dominado por el pueblo Mapuche. A partir de dicha época,  las influencias de la cultura alemana se hicieron paulatinamente presentes en el sur de Chile por medio de diferentes áreas como la ganadería, gastronomía y  uno de los elementos más representativos fue la arquitectura.

Técnicas arquitectónicas de construcción   como de la espiga y cajón (Fotografía 1),   los símbolos de los carpinteros,   los entretechos-buhardillas , uso de volúmenes adosados y existencia de elementos específicos como volumen proyectado que cubre el acceso principal, uso de volúmenes adosados como corredores y bodegas, se aprecian típicamente  en estas edificaciones. En general, estos “muebles gigantes”, poseen un sistema estructural básico basado en el uso de pilares, vigas y diagonales estructurales (coronas w en las esquinas, fotografía 2). Los muros interiores estaban forrados en con papel mural pegado sobre mallas arpilleras y pegados con engrudo sobre   majestuosos machihembrado de laurel apellinado de ancha escuadría (fotografías 3 y 4) y planchas micro – acanaladas de acero al cobre como revestimiento exterior (fotografía 5). En varios aspectos son  similares a la tipología Fackwerk típicos en la zona de Llanquihue, pero las construcciones tipo Blockhaus corresponden a volúmenes simples de uso mixto, en donde se conjugaba el uso habitacional con el productivo.

No se extrañen si al ingresar al hotel no encuentran a un recepcionista uniformado, aquí les abre la puerta una simpática barista de ojos sonrientes en jeans  y  les entrega las llaves de la habitación mientras les ofrece un expresso macchiato, cómodamente sentados en las  sillas wassily del salón-cafetería del hotel. Es un hotel con historia, con encanto, y lo que menos se parece,  es    a  un  hotel    tradicional.  Las  maderas nobles como base de la construcción transportan al estilo de vida sureño tradicional y entrega una experiencia acogedora y local. Un lugar para   los viajeros cosmopolitas que simplemente buscan un lugar asequible, cómodo, con estándares modernos, y están en busca de aventuras en la región.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp